NARRATIVA

Flash back


El cuerpo ingresa lentamente por el hueco del parabrisas. El hombre retoma el volante y su cara de asombro ante lo inevitable, a medida que el hundido frente del auto va recuperando su forma original. Los pequeñísimos cristales que se encuentran esparcidos sobre el asfalto comienzan a fusionarse para ocupar su lugar en las ópticas. La música vuelve a recuperar su alto volumen. La gran frenada impulsa las ruedas hacia atrás y las huellas que ha dejado el caucho quemado se van acortando hasta desaparecer. 

La aguja del cuentakilómetros se desclava y empieza a marcar: 90, 91, 92, 93, 96, 100, 110, 130, 140, 160, 160. Una mano, repentinamente, sube el volumen de la radio. La curva se va alejando, Jorge sonríe, su mujer le acaba de hacer un comentario incómodo, aunque no tan increíble. Juan, el más pequeño, quiere jugar al “Veo veo”, y le insiste a Julieta. Pero Julieta mira por la ventanilla como cae la lluvia. Marisa, la esposa de Jorge, atiende le teléfono. La pantalla del teléfono muestra el nombre de una mujer. El pequeño Juan se lamenta por haber olvidado sobre la mesa de luz su muñeco. El limpiaparabrisas no da abasto. Marisa decide tomar el teléfono de la guantera. El pequeño se acuerda de su caballito. El teléfono suena por enésima vez, sin que Jorge lo atienda. Jorge hace un comentario sobre la imprudencia de llamar por teléfono cuando uno está de vacaciones. Caen las primeras gotas. El teléfono suena por segunda y primera vez. Julieta observa que el día está nublado. Juan recién se despierta de su larga siesta. 

Las nubes se alejan por donde vinieron. Jorge reflexiona sobre la imprudencia de algunos automovilistas. Suena la bocina. La joven piensa en lo cambiado que estará su primo. Marisa le agradece a Jorge que, después de tantos años, se decidieran por ir de vacaciones. Juan se duerme. Julieta no ve la hora de estrenar su malla nueva. El viento empieza a soplar fuerte. Los ojos del pequeño se entrecierran. Jorge piensa en el tiempo que hace que no ve a su hermano. El auto sale de la ruta, siempre marcha atrás, retoma la autopista, luego una avenida, dobla dos cuadras a la derecha, una a la izquierda y, frente a la casa, se detiene. El día está espléndido. 

Se abren las puertas del auto: Julieta agarra su bolso de mano y sale primero. Luego, Juan y Marisa, que apenas cierran la puerta, se toman de la mano. Jorge es el último en bajar. Se abre el baúl, y todos retiran sus cosas: Juan, la bolsa de juguetes; Julieta, una gran valija con ropa; Marisa, un bolso mediano y Jorge, la valija más grande. Entran a la casa, dejan todo lo que llevan amontonado en el hall. Toman apurados el desayuno, suben de espaldas las escaleras y cada uno regresa a su cuarto. Julieta se despereza, escucha la puerta y los gritos de su madre. Marisa desviste rápidamente a Juan, lo acuesta y lo zamarrea. Jorge deja los papeles del auto sobre su escritorio, los encuentra y los busca. Aprovecha para hacer un último llamado. Marisa está en el baño. Jorge protesta. Jorge retira su mano varias veces de la puerta. Marisa se mira ante el espejo y dice algo sobre su pelo. Jorge mira la hora en su teléfono. Marisa entra al baño. Jorge se desviste, guarda su ropa y se queda remoloneando en la cama. Marisa sale del baño, se desviste, se levanta y se acuesta. Jorge sonríe y dice que por fin ha llegado el gran día y despierta a Marisa. Marisa se duerme. Jorge apaga el despertador. Llega la noche. Todos se encuentran a salvo. 


*De PROSA COMPACTA, Ed. Puentes del Sur, 2012.
  Derechos reservados


MENCIÓN ESPECIAL 
en el PREMIO NACIONAL DE LITERATURA TRES DE FEBRERO 2013 



El atravesado


Estar contigo es la medida de mi tiempo.
J. L. BORGES 

Sin embargo, la profundidad de mis sentimientos encontrados, amor y odio, es de carácter irreversible. Sin mayores dificultades, suelo pasar de un estado de ánimo a otro. A veces, me someto al placer infinito de una caricia; otras, en cambio, me ciego y destrozo objetos, sin medir las consecuencias, sin reparar en daños. Lo que me trasforma, creo, en un ser poco fiable o irracional.

Hoy, ha pasado algo terrible. ¡Bah!, mi calificación del suceso es posiblemente exagerada. Lo terrible hubiese sido no reconocerme como autor del hecho. Eso sí, definitivamente, sería un acto de profunda cobardía.

Ella regresaba del trabajo, por consiguiente, serían, aproximadamente, las seis de la tarde. Como siempre, estaba hermosa: lucía un elegante trajecito color camel, conformado por un pequeño saco y una ajustada pollera que dejaba admirar sus esbeltas piernas.

Se la notaba algo cansada; finalizaba la semana. Por su aspecto, sospeché que había tenido demasiadas presiones. Además de las que tenía en casa: llevar a cuestas la pesada carga de atender un hogar con un marido desempleado hace poco más de dos años, y que, para colmo, es un perfecto inútil en los quehaceres domésticos. Sin contar lo de pésimo amante, claro.

Sé que fueron esas vicisitudes las que me llevaron a cometer tan fatídico acto; pues el escaso pensamiento racional que yo tenía se disipó. Así que sólo aguardé el momento oportuno.

Ella se excusó por no quedarse para hacerme compañía. Acusó un terrible malestar, provocado, aparentemente, por una incipiente jaqueca y, desaprovechando la idea de compartir el mate, se fue a recostar a su habitación. No sin antes solicitar que se le acercara un té con limón y una aspirina, para contrarrestar su alicaído ánimo.

Cuando estuvo lista la infusión sobre una bandeja, me dirigí sigilosamente hacia su cuarto. No tenía la más mínima intención de molestarla, ya que cualquier error lo arruinaría todo. 

La puerta estaba abierta, lo que facilitó mi entrada. El televisor encendido y las luces bajas iluminaban el cuarto de una manera tenue. Mientras que mi princesa, casi dormida, se acurrucaba con sus cabellos alborotados en un rincón de la cama. 

Tal es así que, no desperdiciando la gran oportunidad que me brindaba su estado de somnolencia, me oculté detrás de aquellas largas cortinas, que cubrían los extensos ventanales del cuarto. Y allí esperé...

De pronto, comencé a escuchar unos pasos que se aproximaban lentamente, para luego identificar, a través de la tela que me cubría, una figura reconocida, que acababa de ingresar a la habitación. Me alisté; debía actuar...

Obnubilado por la ira y envuelto en la inconsciencia propia de los seres deleznables, me despaché, furioso como un rayo, contra ese cuerpo frágil que no me esperaba.

Poco después, los gritos y la confusión se hicieron parte de la secuencia. La taza de té había caído sobre la alfombra, donde su líquido sin más remedio se desparramaba.

Yo todavía permanecía prendido a su cuello; y ella, estupefacta, no podía creer lo que estaba sucediendo. Me pedía piedad, implorándoles a todos los santos y a los dioses conocidos. Pero su petición fue inútil.

Al tiempo aquel cuerpo se desplomó, sangrante y carente de vida, impactando fuertemente contra el piso. Y sólo atiné a apartarme unos pocos metros del lugar de la ejecución, para contemplar la terrible escena.

Entonces vi cómo ella descargaba todo su llanto, dándole un compungido abrazo a ese hombre que ahora yacía junto a su falda.

Creo que los minutos posteriores fueron infinitos. Apenas pudo separarse de él, nos miramos con la misma incomprensión no sé por cuánto tiempo. Hasta que al fin, con sumo esfuerzo y casi balbuceando, me alcanzó a decir:

‒¿Qué hiciste, Sultán? ¿Qué hiciste, carajo? ¡No te das cuenta de que me arruinaste la vida!

Al escuchar estas palabras, quise decirle infinidad de cosas, como por ejemplo, que la amaba, que la necesitaba... Pero no podía, sinceramente no podía. Tal vez, había cometido un grueso error matando al inútil, pero sólo tal vez.

Por eso, no tuve más opción que bajar las orejas, colocar el rabo entre las piernas y dirigirme, cabizbajo, hacia el rincón...

Me dolía una mujer en todo el cuerpo.
J. L. BORGES

*De PROSA COMPACTA, Ed. Puentes del Sur, 2012.
  Derechos reservados

MENCIÓN ESPECIAL
 en la 11° CONVERGENCIA INTERNACIONAL JUNINPAIS 2012



El potro


Es un caballo, pensaba, sólo un caballo... Mientras sus ojos me miraban dulcemente, como nunca antes nadie me había mirado: con las pupilas dilatadas y entregadas; con los párpados cansados y las órbitas inyectadas de nostalgia.

Es un caballo, pensaba, sólo un caballo. Pero cómo me gustan los caballos. Y en especial a mí, que hace más de 20 años que los crío, como si fueran sangre de mi sangre. Al punto que esa misma pasión que siento por estos nobles animales, la han heredado cada uno mis hijos. Fundamentalmente el menor de ellos, Juan, mi querido Juancito, que los ha querido tanto o más que yo.

Era él, el que me acompañaba todos días al establo para darles comer, cambiarles las cubetas de agua, revisarles los herrajes o bañarlos. Aunque también me ayudaba a aprontarlos, apenas caía el atardecer, para salir juntos al galope a recorrer los campos, sintiéndonos verdaderamente los hombres más libres del mundo.

Es un caballo, pensaba, sólo un caballo. Pero Juan lo había elegido, entre los muchos que teníamos. Tal vez porque desde potrillo había necesitado un trato especial por falta de calcio en los huesos, y él puso todo su empeño para sacarlo adelante, a fuerza de cariño y medicación. Entonces lo adoptó para siempre, poniéndole de nombre Milagrito.

Es un caballo, sólo un caballo. Pero cómo lo quería Juancito. Y ahora que lo pienso, les juró que de haberlo sabido, si quiera sospecharlo, aquella maldita tarde no hubiera salido.

Todo parecía normal y alegremente rutinario. El sol comenzaba a flaquear. Yo me monté al lomo firme del Manchado y él, a la fragilidad oculta de su amado cobrizo.

Minutos más, minutos menos, casi media hora galopamos por los altos pastizales de ese enorme campo abierto. Hasta que en una corrida exigida, el negro destino quiso que al cobrizo se le quebrara de pronto una pata delantera.

En realidad, no sé por qué jamás me dijo que en las últimas semanas su caballo había estado sufriendo los mismos problemas que había tenido de potrillo. Es difícil comprender la mente humana. Y más aún, en esos momentos de la vida en que la fatalidad nos sobrepasa y uno debe cargarse de valor para tomar una resolución fría en lo inmediato. A pesar de que esa decisión nos duela en lo más profundo del alma.

Es un caballo, pensé, sólo un caballo. Pero cuando me di cuenta de que después de la mortal caída ya nada se podía hacer, caminé hasta donde estaba él, le acaricié tres veces la cabeza y le reventé la frente con una piedra maciza que encontré en el lugar.

Era mi hijo, no era justo hacerlo sufrir por más tiempo. En cambio, en un acto miserable, a su querido cobrizo lo dejé ahí, mal herido, y a la espera de que lentamente le llegara la oscura sombra del anochecer.


*De PAISAJES DEL DESTIEMPO
  Derechos reservados



FINALISTA 
en el CONCURSO EDICIONES RUINAS CIRCULARES 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.